La imaginación de un artista es sin limite. Su fuente de inspiración está por todas partes; en los recuerdos con la familia y los amigos, en cuestiones sociales, en las creencias culturales y costumbres, en las tradiciones artísticas dentro de sus comunidades, y dentro del mismo proceso artístico.